¿Son correctas las fantasías sexuales?

¿Son correctas las fantasías sexuales?

Tener fantasías sexuales es absolutamente normal. El ‘quid’ de la cuestión radica hacia dónde te conducen esos pensamientos. La atracción y la excitación son respuestas naturales hacia la belleza y no deben incomodarte o avergonzarte. En cambio, cuando juegas en tu mente con lo que te gustaría hacer con tu cuerpo o con el cuerpo de otra persona, eso se convierte en lujuria.

La gran noticia es que cada uno de nosotros puede elegir los pensamientos que vienen a la mente. No hablamos de reprimir, sino de dirigirlos sabiamente. De la misma manera que sacamos la basura de la casa y limpiamos el sitio en el que vivimos, así debes ‘barrer’ diariamente tu mente de aquellos deseos que no pueden manifestarse en el tiempo de soltería. El sexo es bueno, pero la práctica fuera del matrimonio es condenada por Dios. Cuida tu integridad cuando mires la televisión, converses, navegues por Internet o chatees.

Las fantasías sexuales en la soltería, si continuamente las alimentas, pueden inducirte a pecar. Santiago 1:14-15 dice: “Cuando somos tentados, son nuestros propios deseos los que nos arrastran y dominan. Los malos deseos nos llevan a pecar…” (TLA).