ETS más comunes

A continuación te presentamos las ETS más comunes:

• ¿Qué es la gonorrea?

Es la más frecuente de las ETS. Se la llama también blenorragia o gonococcia y la produce una bacteria, llamada gonococo. Cualquier tipo de relación sexual (homosexual y heterosexual, oral, anal o vaginal) es la fuente de transmisión.
El hombre suele sentir un intenso ardor en el pene a la semana del contagio, que se intensifica al orinar. Luego, comienza a expulsar una secreción amarillo-verdosa. La gonococcia oral puede provocar dolor de garganta.
En la mujer da síntomas sólo cuando la infección asciende a las trompas uterinas, aunque también es posible que tenga flujo, dolor y ardor al orinar. Si no se la trata debidamente y a tiempo, puede producir esterilidad.
La gonorrea es curable con antibióticos, en la mayoría de los casos.
Los bebés pueden contraer la infección durante el parto. Provoca la ‘ceguera del recién nacido’.

• ¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una de las ETS más antiguas. Se la conocía en civilizaciones como la China, 2500 años atrás. La bacteria que la produce se llama treponema palidum o espiroqueta.

La evolución normal de esta enfermedad es larga, con períodos en los que los síntomas desaparecen temporalmente. Lo grave de esta enfermedad es que la mamá puede transmitírsela a su bebé durante el embarazo y el niño nacerá con deformaciones características.
La bacteria entra en el cuerpo humano a través de la piel lesionada o mucosas intactas (boca, vagina, ano) y se disemina por todo el organismo, por vía sanguínea. Después de tres semanas de la infección, aparece en ese lugar una lastimadura llamada chancro sifilítico, redondeada y sin dolor, acompañada por un agrandamiento de los ganglios cercanos a la lesión.

• ¿Se cura la sífilis?

Sí. Tratada dentro de los primeros tres meses es perfectamente curable con antibióticos. El análisis más común para detectarla se llama V.D.R.L.

De no ser tratada, después de dos a cuatro años de evolución, la sífilis provoca lesiones destructivas en la piel, mucosas y órganos internos.

• ¿Qué es el herpes?

El herpes genital penetra en el organismo por una microscópica lesión de la piel y se aloja en el tejido nervioso. Luego, aparece una y otra vez en forma de ampollas dolorosas que, con el transcurso de los días, se convierten en pequeñas ulceraciones a nivel de los órganos genitales externos, tanto en el hombre como en la mujer.
El herpes es una infección que se desarrolla muy rápidamente y es recidivante. Esto se debe a que los virus herpéticos permanecen en estado latente en el sistema nervioso.
Las estadísticas revelan que quien mantiene relaciones sexuales con un portador de herpes genital, tarde o temprano, contraerá irremediablemente la infección.
Se recomienda la abstinencia sexual cuando hay lesiones activas. En las crisis dolorosas se aplican pomadas locales con interferon o aciclovir.

• Tengo una infección por herpes genital. ¿Mi pareja debe usar preservativo?
La infección por herpes genital provoca lesiones dolorosas. Existe tratamiento para los brotes, aunque, una vez que la persona adquiere el herpes genital, lo portará para siempre.
El preservativo ayuda, y mucho, a prevenir la diseminación de la infección por VIH, clamydia, gonorrea y otras ETS, pero las evidencias de su efectividad ante el herpes genital son contradictorias, porque la infección se puede diseminar por contacto de piel a piel, en sitios que el preservativo no cubre. Incluso cuando las personas con herpes genital no tengan un brote visible de la infección, pueden contagiar el virus. La conclusión es que el preservativo previene parcialmente frente a la infección por herpes genital.

• ¿Qué es la Clamydia?

Es una enfermedad producida por una bacteria que se denomina Clamydia Trachomatis. En la mujer, si la infección llega al cuello uterino, es capaz de provocar lesiones irreparables en las trompas. Se debe tratar a ambos miembros de la pareja con antibióticos.

En el hombre, el síntoma principal es la uretritis. Con el tiempo aparecerá una prostatitis crónica, la que, además del dolor, puede producir esterilidad al afectar la movilidad de los espermatozoides.

• ¿Qué probabilidad tengo de contraer una infección por Clamydia?

Una de cada 20 mujeres en edad reproductiva está infectada por Clamydia, según comunicaron científicos en la reunión de la Sociedad Internacional para la Investigación de las ETS, celebrada en Ámsterdam.45 La infección por Clamydia es la que más frecuentemente provoca esterilidad femenina por alteración de las trompas de Fapolio.

• ¿Qué es el HPV?

El HPV es la abreviatura para el virus Papiloma Humano. Provoca cáncer de cuello de útero en la mujer y cáncer de pene en el hombre. Hoy se sabe que el 50% de los hombres sexualmente activos, sin importar su orientación sexual, se infectará en algún momento de la vida.

En Argentina, el cáncer de pene provoca 250 amputaciones por año.
Este virus también se transmite por vía oral. Eso demuestra que los mismos virus que causan cáncer genital pueden originarlo en los tejidos bucales. A través del sexo oral, el HPV puede ingresar en la boca y producir una lesión tumoral.
El HPV se transmite por las relaciones sexuales (vía vaginal, anal u oral) y por el contacto con las mucosas del tracto genital, de ahí que el preservativo disminuya el contagio en un 60%, porque puede afectase la vulva o la ingle por el contacto de piel a piel.
El HPV es silencioso porque no tiene signos ni síntomas y, quien lo porta, lo transmite sin saberlo. El 75% de los adolescentes desconocen su existencia y, una de cada cuatro mujeres argentinas de 25 años, está infectada por algún tipo de HPV.

• ¿El HPV provoca cáncer?

El HPV tiene más de cien variedades diferentes. Están los de ‘bajo riesgo’ que producen lesiones benignas, como las verrugas genitales. En cambio, los de ‘alto riesgo’, provocan cáncer.

El HPV puede causar tumores malignos en cuello de útero, ano, vagina, vulva y pene. También puede provocar cáncer orofaríngeo (faringe, amígdalas, base de la lengua, paladar) en las personas que practican sexo oral, si la pareja está infectada.
Generalmente se habla poco del papel del varón en la propagación de este virus. Sin embargo, el 50% de los hombres sexualmente activos están infectados.
Además de las relaciones sexuales por vía vaginal, anal u oral, el HPV se transmite por el contacto con las mucosas genitales y no hay demasiadas medidas para prevenir una transmisión que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es más frecuente de los hombres hacia las mujeres.
El Dr. Silvio Tatti, profesor de Ginecología del Hospital de Clínicas, dijo: “El preservativo, la monogamia, el inicio tardío de las relaciones sexuales y las parejas estables, son las cuatro medidas para disminuir la infección y aunque parezcan principios arcaicos, nada tienen que ver con la ideología o la religión, sino con la biología y la transmisibilidad”.
La forma más segura de tener sexo es a la manera de Dios: abstinencia en el noviazgo y fidelidad en el matrimonio.