Amigos con derechos

Estoy incómodamente sentado en el suelo frío y sucio del aeropuerto de San Pablo, Brasil. Mientras espero el vuelo (escribe José Luis) que me llevará felizmente a la Argentina, aprovecho para escribir. El viaje que me trajo desde Panamá ha sido largo. Tuve la oportunidad de ver dos películas, una de las cuales se llamaba Amigos con derechos. La película no es buena, sus actores sí lo son. Es más de lo mismo. Hollywood ya nos tiene acostumbrados a films que atentan contra la institución del matrimonio y nos pinta un mundo de familias en decadencia.

La película se trata de dos amigos, ella médica y él productor, que solamente se encuentran para tener sexo. Establecieron como norma no involucrarse emocionalmente; su único objetivo: tener intimidad sexual. Nada de compromiso, amor, pureza, fidelidad, ternura o cuidados. Simplemente sexo. ¡Qué bochorno! ¿Te has puesto a pensar que todas las películas (salvo honrosas excepciones que no se por qué canal las pasan) intentan mostrar lo feliz que se puede ser teniendo sexo casual, extramatrimonial y absolutamente liberal? Sin embargo, aunque hagan lo imposible por sabotear el matrimonio tradicional, éste sigue sobreviviendo a través del tiempo. El mandato bíblico de “dejar” para “unirse” todavía perdura y en todas las culturas del mundo se sigue practicando. ¡Felices los que lo honran!
Dado que se intenta desintegrar la familia, su preservación es crucial. El compromiso con la familia es ya y ahora. No son tiempos para bostezos. El Dr. James Dobson dice: “Si la actual tendencia continúa, la mayoría de los niños tendrán varias “mamás” y “papás”; quizás 6 u 8 “abuelos” y docenas de medios hermanos. Será un mundo donde los niños y niñas irán de un lugar a otro en un ambiente siempre cambiante de formas de vivir y un gran número de ellos crecerá en hogares sustitutos o viviendo en las calles, como millones lo hacen hoy día en diferentes países del mundo”.

El matrimonio consiste en la unión física, emocional y espiritual de dos personas diferentes que se unen para formar un solo ser: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos serán una sóla carne”, Génesis 2:24. Tanto el hombre como la mujer tienen necesidades emocionales que solamente pueden ser satisfechas a través de una relación romántica y perdurable como es el matrimonio. Una pareja que sólo tiene “sexo” no superará la prueba del tiempo. ¿Quieres saber cómo termina la película Amigos con derechos? Como era de esperarse, los protagonistas se enamoraron y, finalmente se involucraron en una relación permanente. La Biblia sigue teniendo la razón.

El privilegio del sexo debe ser sólo para aquel que está unido a ti en matrimonio para toda la vida. Esperamos que te animes a vivir bajo la protección del Señor honrando el matrimonio.