La educación sexual en hijos adolescentes.

La educación sexual en hijos adolescentes.

Los adolescentes sienten deseos sexuales

«Se cuenta de un ermitaño que vivía en una cueva junto a su hijo adolescente, quien nunca había conocido el pueblo más cercano ni tampoco había visto otras personas. A fin de celebrar sus 15 años, su padre decidió llevarlo al pueblo para comprarle un regalo.

Salieron muy temprano en la mañana y llegaron a la talabartería donde su papá le enseñó una hermosa montura. Después lo llevó a la tienda de artículos deportivos y le mostró los mejores cuchillos para la cacería. Mientras caminaban en la calle, encontraron a una muchacha como de 15 años. El joven preguntó a su padre: “¿Qué es eso?”. Su padre, tomado por sorpresa, no sabía qué contestarle, ya que no quería que su hijo se interesara en una chica todavía. Entonces, rápidamente le dijo: “es un ganso, mi hijo”, y siguieron caminando, al tiempo que recorrían otros negocios.

Durante el transcurso de la jornada el muchacho conoció perros finos, rifles y pistolas. Al fin del día el papá miró al joven y le dijo: “bueno, hijo, te he enseñado muchas cosas hoy, estoy dispuesto a comprarte lo que más te gusta. Dime ¿qué has escogido?”. Sin titubear, el muchacho le contestó: “papá, quiero un ganso”.»
Oriente durante la etapa de indefinición sexual

Durante la adolescencia existe un tiempo que se denomina de “indefinición sexual”, durante el cual el adolescente no sabe qué es y qué le gusta. Este período de indefinición sexual no se produce a una edad definida, pero suele asociarse a la primera etapa, llamada pubertad. En este tiempo, es normal que un joven se sienta mucho mejor con alguien del mismo sexo porque se siente comprendido, puede hablar sin tapujos y contarle cosas íntimas. Durante este período de la vida se crean las amistades más fuertes, a prueba de todo y, muchas veces, para siempre.

Es entonces cuando, por sentirse tan unido con el otro, empiezan los miedos y las preguntas: “¿seré raro?”, o “quiero tanto a mi amigo, ¿seré homosexual?”.

Pero eso no es verdad. La adolescencia es una etapa de crecimiento y cambios, cuando la amistad se siente muy fuerte. Como padres y educadores debemos llevar paz, para sustituir con confianza esos pensamientos que perturban. El desconocimiento de este tiempo definido como período de indefinición sexual hace que muchos intenten probar una relación homoerótica para saber qué sienten. Usted debe prevenir este tipo de curiosidad e incursión en la homosexualidad, adelantándose a las situaciones y enseñando esta verdad. Su intervención en relación a la sexualidad prevendrá de confusiones y muchos dolores. Anímese. Acompañe a sus hijos adolescentes. Ellos se lo agradecerán.