El orgasmo.

Llevo varios años de casada y no puedo definir con exactitud si he tenido orgasmos o no, ¿pueden decirme cómo se siente? Agradecería una respuesta específica.
Carmen, 32 años.

El orgasmo es difícil de explicar con palabras. Es como intentar explicar el bostezo o el estornudo. Sin embargo se define como la liberación repentina de la tensión muscular y nerviosa en una experiencia de placer físico intenso vivenciado por cada persona de una manera particular y única. También puede definirse como un reflejo, por lo cual debemos considerar que cada persona tiene un umbral distinto para experimentarlo.

Siempre me he preguntado por qué los hombres llegan fácilmente al orgasmo por penetración; mientras a nosotras las mujeres, nos cuesta tanto.
Jorgelina, 27 años.

La razón es muy sencilla. Durante el coito, el glande del pene, la zona más sensible del varón, es estimulada directamente por las paredes vaginales. La fricción y el roce permiten la excitación y el orgasmo. La mujer, en cambio, recibe la estimulación del clítoris de manera indirecta, por lo que se le hace más dificultoso llegar a un orgasmo. Por eso, la anorgasmia es la disfunción sexual más frecuente en la mujer.

La realidad estadística demuestra que algunas mujeres nunca tienen orgasmos (del 30 al 35%); otras sólo lo alcanzan a solas mediante la autoestimulación (del 20 al 25%); hay quienes lo alcanzan con el coito más una estimulación clitorídea adicional (del 25 al 30%); exiten además las que lo logran mediante el coito sin estimulación adicional (del 20 al 25%), y por fin, existen las que son capaces de lograr un orgasmo sólo con fantasías eróticas o mediante la estimulación de los pechos o del beso (1 al 2%). Entre un 33 a un 55% del total de las mujeres experimentan orgasmos sólo en algunas oportunidades y no están satisfechas con esa frecuencia.

¿Orgasmo por penetración?

En la primera relación con mi esposo experimenté un orgasmo por penetración, fue hermoso. El problema es que nunca más lo sentí. Sólo lo alcanzo cuando él me acaricia el clítoris, ¿existe algún consejo para lograr el orgasmo por penetración?

Popularmente se cree que el orgasmo se produce exclusivamente por la penetración. Cuando esto no ocurre – que ciertamente sucede en la mayoría de los casos – surgen preocupaciones acerca del tamaño de la vagina, del pene (muy pequeño, demasiado grande), dudas como amante o de la capacidad sexual del cónyuge.
En realidad, sólo 2 de cada 10 mujeres pueden alcanzar el orgasmo durante el coito. La gran mayoría sólo llegan por estimulación del clítoris. Lo que para la gente es “normal”, es decir, el orgasmo por penetración, en realidad, las investigaciones demuestran que constituye la excepción.

El clítoris sirve únicamente para el placer sexual, por esta razón tiene tantas terminaciones nerviosas y es tan exquisitamente sensible; mientras la vagina sirve para ensancharse y parir, por eso tiene pocas terminaciones nerviosas y, por ende, poca sensibilidad. Tal vez, a esta altura, podríamos preguntarnos: ¿de dónde surgió la idea de que la mujer tiene que experimentar orgasmo por la penetración?

Concluimos, pues, en que si una mujer no llega al clímax mediante la penetración no quiere decir que sea neurótica o sexualmente inadecuada; tampoco es que su esposo sea un mal amante. Significa simplemente que es normal, ¡está con la mayoría!

“A menudo nos parece atractivo lo que no experimentamos. Si no tenemos orgasmos múltiples u orgasmos con la penetración, pensamos que esas experiencias deben ser superiores a las nuestras. Por lo tanto, nos empeñamos en ellas, como en alcanzar la hierba más verde que crece al otro lado de la valla”.

Sin embargo, si desea experimentar el orgasmo por penetración deberá buscar las posiciones sexuales que le permitan moverse con facilidad y orquestar el acto sexual, a fin de lograr el roce con la zona clitoridea; preferentemente aquéllas en que la mujer está arriba.

¿Diferentes orgasmos?

Freud creía que la mujer tenía dos tipos de orgasmos: uno inmaduro clitorídeo, y otro vaginal o maduro. Al clitorídeo lo denominaba infantil y al vaginal maduro, porque lo asociaba al “placer” de la penetración. Sin embargo, la sexología ha demostrado que existe un solo tipo de orgasmo y ocurre no por la penetración, sino por estimulación de la zona clitorídea. El clítoris es el centro y el disparador del orgasmo femenino, pero ¡cuidado!, no es un “botón automático”, es necesario estimularlo de una manera gratificante, y eso depende de cada mujer; es tan personal, que algunos estudiosos hablan de la “huella dactilar del orgasmo” indicando lo individualmente único de esa experiencia.

SECRETOS DEL DORMITORIO

Cambiar la posición

En muchas librerías se exhibe una agenda con 365 posiciones para hacer el amor; una para cada día del año. Pero no se obsesionen con esto: “el acto sexual no debe convertirse en una proeza deportiva o una experimentación de laboratorio. Es la expresión del amor, y comprende manifestaciones físicas y emocionales muy íntimas. Las diversas posturas y juegos sexuales deben realizarse en función del placer mutuo y compartido, con la mayor libertad e intensidad posible”. Algunas posiciones producen mayor roce con el clítoris, otras dan mayor profundidad en la penetración. Deben probar. Cada uno de ustedes proponga una nueva posición o invente una que nunca hayan intentado.