¿El deseo sexual cambia con la edad?

¿El deseo sexual cambia con la edad?

La edad avanzada, por sí sola, no afecta el deseo sexual.

La disminución en la frecuencia con que se mantienen relaciones sexuales durante la vejez no es el resultado ni de la falta de deseo ni de problemas en el funcionamiento sexual, sino, a menudo, de la falta de una pareja dispuesta (la sexualidad es una de las últimas funciones biológicas que decaen en el proceso de envejecimiento).

En la mujer, suele producirse un descenso abrupto en la frecuencia de las relaciones sexuales en la menopausia, pero la pérdida de interés suele deberse más a la exteriorización de actitudes negativas hacia la sexualidad que a un problema físico o a un cambio hormonal de esta etapa de la vida. En todo caso, el deseo sexual de la mujer se relaciona con el clima afectivo de la pareja y con el erotismo desarrollado a través de los años.

Nuestra sociedad cree que la sexualidad de los ancianos es inapropiada, por lo que cotidianamente les niega el derecho a ella, y lo hace de múltiples maneras: al obligarlos a vivir en la casa de sus hijos adultos o en instituciones en las que carecen de privacidad o desalentando el re-casamiento. Sin embargo, los estudios de McKain sobre matrimonios en el período de jubilación indican que generalmente son satisfactorios.

¿Cómo es la sexualidad del hombre en la vejez?

Ventajas:

– La frecuencia con que mantienen relaciones sexuales es mayor que la de las mujeres a igual edad.
– No se afecta el deseo sexual.
– Decrece la urgencia para eyacular, lo que permite más tiempo en una relación sexual.
– No disminuye la capacidad reproductiva, ni siquiera a los 80 o 90 años.

Desventajas:

– Las erecciones son más lentas y no tan rígidas.
– La producción de semen disminuye.
– Los orgasmos son más suaves.
– El período refractario se alarga. Pasando los 70 años se mide más en días que en horas.
– Disminuye la producción de testosterona.

Nota. Aunque la madurez produce una declinación natural del vigor, no tienen por qué terminarse los tiempos felices de intimidad sexual. Si un varón no sufre enfermedad física y no ingiere ningún medicamento que inhiba el reflejo erectivo, debería mantener intacta la capacidad de erección durante toda su vida.

¿Cómo es la sexualidad de la mujer en la vejez?

Ventajas:

– El clítoris no se afecta ni pierde su sensibilidad.
– Se conserva la capacidad orgásmica.
– Desaparece el temor a un embarazo no deseado.
– Disminuyen los síntomas de la menopausia al permanecer activa sexualmente.

Desventajas:

– La atrofia gana terreno sobre la tonicidad de todos los órganos, incluidos los genitales.
– Disminuye la lubricación vaginal y tarda más en aparecer.
– La vagina se hace menos elástica y sus paredes se afinan provocando en ocasiones dolor, irritación o infección.
– Decrecen las contracciones musculares durante el orgasmo por pérdida del tono muscular.

La disminución de estrógenos no suele producir pérdida del deseo sexual. Se ha demostrado que es responsable de los cambios genitales mencionados más arriba, los que ocasionan incomodidad y dolor durante la penetración, persistiendo incluso días después de la relación (ardor, dolor al orinar, etc.), razón por la que la mujer trata de evitar todo contacto sexual. Es el dolor el que produce la pérdida del deseo sexual, no la disminución de estrógeno.

Nota. Masters y Johnson demostraron que las mujeres sexualmente activas durante su edad madura detienen el proceso de envejecimiento; poseen mejor lubricación, trofismo, pH vaginal y disminución de los síntomas menopáusicos, en comparación con las sexualmente inactivas. Estos son motivos suficientes para seguir disfrutando de la intimidad conyugal, ¿no le parece?