Disfrute de su intimidad sexual a cualquier edad.

Disfrute de su intimidad sexual a cualquier edad.

Es un mito creer que el paso del tiempo afecta negativamente la vida sexual. La actividad sexual de una pareja suele tener diferentes etapas. No siempre un encuentro íntimo es intenso y apasionado; no siempre es una sensación de emoción explosiva y urgencia incontenible; pero siempre puede ser placentero. “No acepté que mi vida sexual decayera. Pasados los treinta, después de haber experimentado la maternidad dos veces y con un cuerpo que no era el de mis veinte, expliqué a mi marido que mi deseo sexual era más fuerte; él adoptó una actitud más abierta que en el pasado, y desde entonces, nuestro repertorio ha crecido y nuestros encuentros han mejorado. No nos preocupa la frecuencia, ni nos dejamos presionar por lo que la gente piensa. Nos centramos en lo que sentimos, en nuestra relación y el momento, y tan sólo disfrutamos”, confesó Marta.

Aunque vivimos en una sociedad que rinde culto a la juventud y tendemos a idealizar las relaciones sexuales del pasado; el tiempo por sí solo no debiera acabar con la intimidad sexual.

En las distintas etapas de la vida, las parejas pueden descubrir maneras de disfrutar una sexualidad físicamente satisfactoria y emocionalmente plena. He aquí algunos consejitos para cada etapa conyugal:

Hasta la llegada del primer hijo:

No cabe duda que los encuentros íntimos de una pareja sin hijos son diferentes de aquellos que sí los tienen. Menos estrés, menos exigencias y más tiempo disponible. No hay bebés que lloren, ni niños que reclamen atención. Por lo general, es la mujer la que más se beneficia, por la mayor privacidad, lo cual se traduce en una actitud más resuelta y mayor capacidad para disfrutar – siempre y cuando la pareja no conviva con otros familiares en la misma casa –. La presencia de otros adultos interfiere tanto con el deseo como con la performance sexual de un matrimonio. El mejor consejo es que no posterguen los tiempos de amor. Sepan priorizar la pareja, no corran tanto tras el trabajo, la profesión, el deseo de superación, al punto de no vivir intensamente ese regalo de la vida compartida.

Después de la llegada de uno o más niños:

La paternidad influye, y mucho, sobre la vida sexual de una pareja. Una de las cosas menos enseñadas es como reanudar la sexualidad luego de un parto. Ignorar los cambios que acaecen en ese tiempo vital puede llegar a estropear un matrimonio. El nacimiento de un hijo por vía vaginal conlleva un trauma físico incuestionable. De ahí que existen ciertos recaudos a la hora de reiniciar la intimidad. Durante los primeros 25 días, el útero está en un proceso de cicatrización, por ende, se prescribe la interrupción de la sexualidad. La tan mentada cuarentena no se da en todos los casos de igual forma. Algunas circunstancias propias de cada mujer pueden acortar o prolongar este período: infecciones locales, puntos de sutura, etc. Pasado ese tiempo, que debe consultarse con el médico tratante, es fundamental seguir algunas pautas:

Se considera que el reinicio sexual post-parto es equiparable a la primera relación sexual de la vida de una mujer. ¿Qué significa? Que el esposo debe proceder con mucha ternura y suavidad. Suele ser necesario un lubricante íntimo para evitar el dolor. Las primeras relaciones deben ser de corta duración, en posiciones cómodas y con extremada delicadeza. Recuperar la confianza en una intimidad compartida es un desafío que hará crecer el amor si se vehiculiza correctamente la expresión física.

Se deben tomar precauciones si se desea evitar un embarazo prematuro. Es conveniente que la paridad (es decir, el tiempo que media entre un embarazo y otro) sea de al menos dos años. De ahí que si no se desea un embarazo inmediato, se recurra a algún método de planificación familiar propio para el puerperio. Hay un dato que muchas parejas ignoran: puede haber ovulación errática durante la lactancia, es decir que existe la posibilidad de que una mujer ovule sin que haya presentado menstruación previa. La toma de, por ejemplo, anticonceptivos especialmente diseñados para el tiempo de lactancia debe hacerse lo más precozmente posible después del parto.

Por último, deseamos que celebren el milagro de la vida que implica el nacimiento de un bebé no como el fin supremo del matrimonio sino como la oportunidad de crecer juntos.

La sexualidad en la tercera edad. La actividad sexual después de los 60 puede ser más excitante que en cualquier otra etapa de la vida. La pareja ha alcanzado, por lo general, cierto grado de seguridad en los distintos aspectos de la vida y una cierta madurez emocional. Como dijo una psicóloga, esposa y mujer mayor: “ahora sé cómo disfrutar sin temor a quedar embarazada, y él ya no se precipita tanto. Dedicamos más tiempo a las caricias, sin preocuparnos tanto por la meta”.

En esta etapa, la innovación, puede agitar las aguas de la monotonía y traer nuevos aires sobre la relación de pareja: “nuestra vida en común se volvió muy rutinaria”, recuerda una mujer, madre de dos hijos. “Ahora, nuestro objetivo es crear nuevos espacios para el encuentro romántico. Durante un tiempo, mi esposo y yo hicimos el amor en todas las habitaciones de la casa, salvo el dormitorio y fue muy divertido”.

En definitiva, el pasado compartido, junto un erotismo más maduro son factores positivos que se combinan para hacer de muchos matrimonios sexagenarios el mejor dueto de amantes, románticos y sensuales. A esta edad, por fin, muchas parejas se encuentran de verdad…